20/3/18

Nick y el Glimmung

Dejé de leer Ciencia Ficción en 1999. Recuerdo el año porque fue cuando compré mi primer teléfono móvil.
Llevaba algunos años trabajando con ordenadores y la posibilidad de tener un teléfono para llamar desde cualquier lugar del mundo, me hizo pensar que poco más me podrían contar de avances tecnológicos los libros de este género, uno de mis favoritos desde la adolescencia.

Sin embargo, no pude despreciar esta lectura por dos razones:
1.- Hay un gato, Horace.
2.- Por ser de Philip K. Dick, creador, entre otras muchas obras, de:
Novela: ¿Sueña los androides con ovejas eléctricas? (1968), adaptada al cine como "Blade Runner".
Relato: El informe en la minoría (1956), adaptada al cine como "Minority Report".

Descubrirlo en la Biblioteca Pública fue una suerte. No lo había visto publicitado en las redes sociales, y eso que es una obra inédita en nuestro idioma.

Philip K. Dick lo escribió como un cuento para adolescentes, teniendo como base el planeta de la novela para adultos "Gestarescala" (1969), una de las obras intelectualmente más complejas y controvertidas del autor, que trata de la búsqueda del alma verdadera por parte del hombre moderno en el año 2046.

Y aquí estoy, retomando mi gusto por la Ciencia Ficción.

nick-glimmung

El tema se acerca a una futura realidad en la que todos pensamos, resultando ya un poco tópico literario: la superpoblación, la escasez de trabajo debido a la utilización de máquinas, la falta de alimentos y algo que espero no suceda: la prohibición de tener mascotas desde 1992 (en concreto el libro habla de gatos, perros y pájaros)
Y por ese motivo, porque la familia de Nick quiere vivir con Horace, se van a otro planeta como colonos, con casa y terrero para el cultivo otorgados por el gobierno terrícola. Hay otra razón que anima al padre de Nick a irse: quiere hacer tareas de verdad, ocupaciones de importancia real, como las de antes; ser artesano creador de hermosos objetos hechos con sus propias manos, zapatos, muebles, arreglar coches y televisores. Está harto de que los ordenadores lo hagan todo y cansado de pasar las pocas horas de trabajo que ha conseguido, sentado frente a una mesa comprobando que su colega ha firmado todos los documentos.

Lo que no les dijeron era que, desde hacía muchos años, en el Planeta del Labrador, había una guerra.


Quien realmente es protagonista en este cuento es el humano Nick. Claro que si no hubiera sido por el gato Horace, no se habrían marchado de la Tierra, ni se habrían visto involucrados en una guerra aparentemente sin un pronto final a la vista.

Y ya no te cuento más porque merece la pena que seas tú y tus hijos adolescentes los que descubráis qué pasó.

Nick y el Glimmung nos enseña que:
1.- Con ingenio y perseverancia se puede conseguir aquello que se quiere.
2.- Humanos, animales y seres de otros planetas (wubs, nunks, zancajos, trobes, werjes, Impresores, klakes) pueden convivir en paz o, al menos, intentarlo.
3.- Si se trabaja en equipo, se puede vencer al malo.

Título: Nick y el Glimmung
1966
Autor: Philip K. Dick
Editorial Planeta. Ediciones Minotauro
2017
Traducción: Juan Pascual Martínez
Ilustraciones portada e interiores: Phil Parks
2009
Páginas: 126

2 comentarios:

gonzalo vélez pérez dijo...

Una novela en la que se cuestionan las definiciones de realidad y destino y en la que encontramos las elecciones valientes de pequeños grandes héroes que se arriesgan personalmente a reclamar su diversidad y su humanidad. ¡Qué bonitas palabra respeto de la diversidad!, pero qué poco se respeta.

Gata Rassel dijo...

Gracias por tu comentario, Gonzalo.
Totalmente de acuerdo con tus palabras. La diversidad es buena: se aprende mucho de otras culturas en todos los aspectos de la vida. Pero somos humanos, seres complicados y egoístas. Sinceramente pienso que deberíamos de observar y aprender más de los animales.
Un saludo.
Gracias, de nuevo, por visitarnos.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.¡Miaumuac!~.~)=

Template by:

Free Blog Templates