Un reto y una gran verdad

Gatuneando en la cocina , humana y felinos nos retan a escribir una frase y exponer los sentimientos que despierta en nosotras.

Nos pasamos una noche en vela, la dos, humana y gata, sentadas en el sofá que compartimos (más bien ella me permite utilizar) intentando elegir entre las tantas y tantas que tenemos marcadas pendientes de que, algún día hablemos de ellas y de sus inspirados autores y, al final, la más corta, la más sencilla, la más simple:

No hay que sentirse culpable por ser feliz

Estoy total y absolutamente convencida de que Rassel no tiene nada que aclarar; es más, me atrevo a pensar que jamás se  ha sentido culpable por: dormir, comer, beber, jugar, cazar moscas, mirar a través de las ventanas, por las del Este a las gaviotas, por las del Oeste a los autobuses, contemplar el infinito reflejado en la pared, respirar, dejar la casa llena de sus blancos y lindos cabellos, ir a las piedras y dejarlas esparcidas por la casa (ya ha visto que otros las quitan), maullar a las cuatro de la mañana (es su horario y no tiene que estar sincronizado con el humano), ronronear y dejar mojadas las sábanas, ronronear y dejar mojados mis brazos.
Los humanos, en cambio, nos sentimos culpables constantemente y no creo que sea necesario hacer una lista porque cualquiera de nosotros con un poco de sentido común, diría practicamente las mimas cosas.
Tal vez si fueramos capaces de admitir en voz alta que somos felices por tener lo que tenemos, tal vez entonces, podríamos ser capaces de hacer lo que debemos para no tener que sentirmos nunca culpables.

Vamos a retar a dos amigas que tienen proyectos que nos encantan, se llaman Tamara y Mar, ellas no se conocen aún y estos son sus blogs:

No voy a sentirme culpable por no poner más hoy; ya son las 23:30h y es el momento de ir al salón y compartir una hora de descanso con el otro humano que también vive en esta casa y al que ninguna de las dos mencionamos nunca, que nos quiere mucho y al que nosotras también queremos y mimamos.
¡Buen fin de semana a todos los seres vivos que nos leen! ~.~)=
 
Foto: Etel García
Modelo: Rassel 

 

9 comentarios:

Lídia dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, y tu frase, y sobre todo la reflexión. Que disfrutes de tu velada y de tu finde.
Un beso.

La Gatuna dijo...

Estupenda frase! que cierto es, que hay veces que las cosas más sencillas son las mejores, en este caso una frase.
Besos y ronroneos

La Gatuna dijo...

Ah, por cierto Rassel está guapisima en la foto!

fidel dijo...

Rassel eres una coquetona ,contemplando tu belleza en el espejo ,menos mal que ayudaste a humana con la frase.Cariños

okinawa dijo...

oh, claro! si a mamá también le pasa... yo es que no entiendo el concepto de sentirse culpable, pero menos, el de sentir lástima o compadecerse de uno mismo. cuando me dicen, pobre, sólo tiene un ojo... yo les miro, me estiro, y vuelvo a cerrar mi ojo para dormir, que no tengo tiempo de pensar en algo que no me ayuda en nada.

si es que no tiene sentido! con lo bien que se vive siendo yo ^_

Rassel dijo...

Gracias, Lidia. Hay un poco de utopía en la frase, al menos para los humanos. `.´)=

Rassel dijo...

Gracias; es un poco egocéntrica, Rassel. Algunas veces pienso que ella piensa que el mundo gira a su alrededor. Estoy totalmente convencida de que es feliz; sólo espero que me enseñe a mí también a serlo. Besos y ronroneos.-.-)=

Rassel dijo...

Gracias, Fidel. Si que lo es, sobre todo ante el espejo y ante la cámara de fotos y no se avergüenza ni una pizca.Ronroneos~.~)=

Rassel dijo...

Verdad, totalmente cierto. Los humanos no sabemos o no queremos aprender de los gatos. ¡Con lo bien que iría el mundo si nos sintiéramos orgullosos de cómo somos! Muchos besos y ronroneos de humana y gataª.ª)=

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.¡Miaumuac!~.~)=

Template by:

Free Blog Templates